Por: José E. Tijerina

GUADALUPE CHAVEZ, un joven con escasos 19 años sobre sus hombros y una incipiente carrera profesional comenzaba en 1967 con Durango, durante el campeonato de la Liga del Bajío.

Fue durante el Draft de Expansión de la Liga Mexicana en 1970 que el nombre de Guadalupe Chávez trascendió en forma inesperada al primer plano, al ser el primer jugador extraído al precio de $ 40,000.00 por los equipos nuevos, en este caso Saraperos de Saltillo, que por boca de su gerente Tomas Herrera solicitó el contrato del joven parador en corto, entonces todavía en el róster de los Sultanes de Monterrey, aunque en ese tiempo opcionado al Saltillo de la Liga Central de Clase A.

Jose Guadalupe Chávez

El gran Tomas Herrera presióno fuerte para adquirirlo y la verdad es que no se equivocó en su elección, porque sin llegar a ser ya una estrella de la posición, Lupe como cariñosamente lo llamaban sus compañeros, rindió de gran forma en su primera temporada, cubriendo casi todo el calendario las paradas cortas y bateando como primero en el orden al bat, gracias a su velocidad. Chávez dio el estirón esperado y pasó con honores su año de graduación en la Liga Mexicana.

Pese a su poco físico, conecto en su primer año, 6 cuadrangulares y produjo 50 carreras, siendo primer bat, y aunque no llego a los.300 de bateo, mostró hechuras que le auguraban una gran y larga carrera en el béisbol de la Liga Mexicana.

Compartir:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: