Jiménez-Parral: ¿Clásico beisbolero…o pleito de `polendas?

Escrito por Raúl Urquidi Espinosa

Esa guerra civil entre Rojos de Jiménez y Mineros de Parral que el béisbol intrépidamente fraguó y que indomablemente ha desbordado por décadas y décadas, no es más una de esas tantas “triquiñuelas” que el mismo Deporte Rey impone en pos de fabricar pasión y mantener vivo ese pregón tan cantado… !Pero sigo siendo el REY (con letra y música de José Alfredo).

Los de la época pasada aseguran que esto nació en 1978 cuando los de la Vieja Huejoquilla le dijeron ¡Hasta la vista Baby a Gustavo Gámez –Presidente de la IV Zona-, porque pese a que fueron campeones de la región en la campaña de 1976. “Tavo Ganes” –como le llamaba la fanaticada roja- les dijo que “nanay” a su pretensión de llevar al “21 de Marzo” los juegos del Campeonato Estatal.

A partir de ahí nació la guerra-pleito, ya que la directiva y hasta el Ayuntamiento Rojo, exigía el cumplimiento de un derecho moral y deportivo, a lo que la autoridad Regional respondió que el único derecho que ahí mandaba era el de ser Parral la representación total de la Zona.

Los jimenenses insistían, “bueno, al menos denos el juego del sábado o ya de perdis, el de domingo en la tarde”. “Ni maiz paloma, les respondió el mandamás de la IV Zona”. ¿Pues saben qué?…Les gritó la máxima autoridad del más grande municipio de Chihuahua…!Váyanse todos a Chihuahua a un Baile y Pácatelas El Comité de Béisbol de Jiménez fue suspendido una temporada por insultos a la autoridad y el buen gobierno.

La sanción estaba dicha y dada, la Asociación Estatal ni pio dijo por aquello de que la autonomía debe ser respetada –Que tiempos aquellos Señor Don Simón-.

Jiménez aceptó pero también aprovechó el castigo, armó un equipo de puros muchachillos y los puso a jugar en la liga de Camargo Temporada 1977. Los Rojitos de Jiménez como así los llamaron, acabaron con el cuadro en el circuito de la Perla del Conchos. Equipazo armado por quienes siempre amaron ese terruño y defendido por jóvenes que ya sintiéndose independientes y señorones en otra casa extraña, no dejaban de propagar sus ansias de libertad amparados por su autoridad y por el aficionado que insistía e insistía en tener todo para integrar una nueva región beisbolera.

PARA RIPLEY… UNA PONCHADURA LE DIO LA INDEPENDENCIA A JIMÉNEZ

Y así tenemos que el Deporte Rey, armó nuevamente otra pero esta vez señora “triquiñuela”. ¡Oh dígame usted si no!

Nos encontrábamos a unas semanas de que arrancara el Estatal de 1978. Ese fin de semana el “Valente Chacón Baca” había sido escenario de una serie de pretemporada entre los Mineros locales y los Dorados de la capital. El domingo ya de regreso por la tarde noche, la unidad que transportaba a los capitalinos sufrió la ponchadura de una de las llantas traseras, dándose el percance precisamente frente a la gasolinera que en aquellos entonces existía en el entronque, donde la carretera estatal Parral-Jiménez se unía a la 45 Federal.

Por extraño que a usted le parezca, la unidad del equipo Dorado no traía ni llanta extra, gato, espátula, llave de tuercas y demás yerbas. Eso sí, en el vehículo y esto habrá que aplaudirlo no obstante que eso sucedió hace exactamente 33 años, venían a bordo el Presidente y el Tesorero de la Asociación, Raúl Ramírez Ruacho y Juanito respectivamente. Y es ahí, en esos momentos cuando entra en acción el estratégico y oportunísimo espíritu beisbolero. Casualmente pasaban por el rumbo el presidente Municipal de Jiménez, Don Ismael Rodríguez y Mario Pérez Urquiza, Jefe de la Oficina de Hacienda local, los cuales prestos ofrecieron auxilio a los desarmados viajeros.

Un telefonazo y al instante, se presentaron especialistas en ponchaduras con todo lo necesario y manos a la obra. Lógicamente, los personajes antes mencionados se pusieron a platicar de béisbol y como era de esperarse, los anfitriones volvieron a la carga con su deseo de convertir a Jiménez en Cabecera de Zona e independizarse de Parral. Y como así es el Béisbol, Ramírez Ruacho, sin darle muchas vueltas al asunto les aventó la siguiente propuesta: “Ojinaga también está dispuesto a separarse de la Zona-Chihuahua y eso nos conviene a todos, puesto que para que se de una expansión se necesitan dos nuevas plazas. La Asociación Estatal afronta en la actualidad un gran problema y ese es que la pasada administración nos dejó una deuda de ochenta mil pesos”, -¿dónde y cuantas veces he escuchado eso?- a la fecha -agregó Don Raúl- “hemos podido bajar la cuenta a cincuenta mil, qué les parece si Ojinaga y Jiménez saldan eso poniendo cada quien 25 billetitos de a mil”. “Luego, luego, respondió Don Ismael Rodríguez, respuesta que días después también expusieron los directivos y las autoridades de Ojinaga. Así nacieron la Séptima y Octava Zona del béisbol en Chihuahua en 1978.

Una ponchadura fue lo que utilizó el Deporte Rey para perpetuar y extender la pasión que la afición de todo el estado aviva, manteniendo por siempre encendida la llama.

Esa guerra civil entre Jiménez y parral que el beisbol intrépidamente fraguó y que indomablemente ha desbordado por décadas y décadas, no es más que una de tantas triquiñuelas que el mismo deporte rey ha impuesto para fabricar pasión y mantener vivo ese el pregón cantado de José Alfredo…¡Pero sigo siendo el Rey!

Comments

  1. JOSE CAR.LOS SAENZ LOERA says:

    Esa pugna viene de mas atras, pues aunque soy nacido en parral, me toco ser parte del comitye de beisbol de jimenez cuando estaba adherido a la cuyarta zona, y simpre le andaban dando golpes bajos a los rajos de jimenez, el 64 o65 no rcuerdo exactamente pero los mineros y mas bien lorenzo navarrete llamo al equipo rojo campeones de agua, por que? por que ese domingo estando ariba en el marcador los rojos 3 a 1 en la sexta entrada cayo un chubasco de grandes proporciones, despues de un largo tiempo paro el chubasco y los mineros llevaron dos tanques d 200 litros de gasolibna para secar al campo. asi dfue se llano de llams el infil del chacon baca y se seco el campo, no se habia enfriado el terreno cuando tlaloc demostro que estaba coin los rojos y saz que se deja venir con mas ganas otro aguacero y como n aquellos tiempos la ausencoia del sol determinaba el fin del encuentro y legal por que esra la sexta entrada y asi el primera base de los mkineros grito CAMPEONES DE AGUA. MAS O MENOS ASI FUE

  2. Aunque algunos insisten en buscarle “mangas al chaleco”, lo cierto es que los problemas de “rivalidades” comenzaron a surgir por el manipuleo centralista que las “grandes” ciudades hacían (O siguen haciendo más disfrazadamente) del beisbol y del deporte en general.
    Primeramente entre Chihuahua y Juárez, donde la rivalidad y superioridad de los fronterizos se dejaba ver en todos los deportes, pero principalmente en los primeros (y mal llamados) estatales, donde Juárez y Parral se disputaban, por invitación, en un torneo de fin de semana, el llamado Campeonato Estatal, a donde luego se incorporó Chihuahua, pero haciendo papeles más que modestos.
    Luego cuando Parral, qu era la cabecera de la IV zona, se asumía como toda la zona, y excluía a los jugadores de Jiménez en sus seleccionados y no promovía el BB en la vieja Huejoquilla, hasta que Jiménez decidió separarse de la IV zona y fundar su propia representación.
    Lo mismo pasó con Camargo, quien siendo la cabecera de la III zona, Delicias acaparaba todos los torneos y recursos, discriminando siempre a la región de Camargo, hasta que vino el Prof. José “Coruco” Delgado, de la AEB a poner orden y separar las regiones para crear la zona en Camargo, y así también con Madera y Cuauhtémoc, y hasta Ojinaga.
    Claro que siguió la discriminación con los “separatistas”, pues el propio gobierno del estado le sigue dando preferencia a los tres grandes (excluyendo a Juárez) con apoyo financiero e infraestructura, aun y cuando el Campeonato estatal ya es casi profesional, y se sigue vistiendo de amateur, para que sus directivos se enriquezcan con un negocio público para beneficios privados. Tanto, que ya tienen, desde 2008, desconocidos por la Federación Mexicana de beisbol e impedidos de participar en los torneos selectivos regionales, nacionales e internacionales.
    Y eso que ahora organizan Encuentros Deportivos por la Cultura de la Legalidad…Sí, legalidad a su conveniencia, tal y como está todo el estado fallido de leyes y de seguridad pública.

Switch to our mobile site